lunes, 18 de mayo de 2015

!! Museos y lugares que conoceremos !!



Y como el saber no ocupa lugar, tendremos la suerte de poder visitar varios de los mejores museos del mundo.

Aquí os dejo la información para que vayáis imaginando lo genial que será caminar por sus pasillos disfrutando de todo los secretos que esconden...

También os dejamos los lugares en los que haremos parada "obligatoria" para que no se nos escape nada en nuestro Viaje de Estudios a Londres.



                       Museo Británico



El Museo Británico (British Museum) de Londres es, además de uno de los museos más antiguos del mundo, una de las colecciones de antigüedades más grandes y famosas que existen.

Museo Británico, Londres
Museo Británico

Museo Británico, Monumento a las Nereidas
Monumento a las Nereidas en el Museo Británico

British Museum, momias
Las famosas momias del British Museum

Museo Británico, Hall
Atrio principal del British Museum

En la actualidad el Museo Británico recibe más de 5 millones de visitantes anuales, lo que le convierte en el tercer museo más visitado del mundo, por detrás del Louvre de París y del Metropolitan Museum de Nueva York.

La colección

El museo se creó en 1753 y se abrió definitivamente al público el 15 de enero de 1759. Los orígenes del Museo Británico van unidos al físico y coleccionista Hans Sloane, que deseaba que su colección de más de 80.000 artículos perdurase tras su muerte. Entre los objetos de la colección estaban incluidos más de 40.000 libros y antigüedades procedentes de Grecia, Roma, Egipto, Oriente Medio y América.
La primera ubicación del Museo Británico fue la Casa Montagu, una mansión del siglo XVI que comenzó a quedarse pequeña debido al rápido crecimiento de las colecciones, tanto por las compras realizadas por el museo, como por las diferentes donaciones.
En 1782 aumentó considerablemente la colección de piezas de origen griego y romano y, después de esto, en 1801 el museo adquirió una gran cantidad de antigüedades egipcias, entre las que se incluye la impresionante Piedra Rosetta (gracias a la cual se han podido traducir los jeroglíficos egipcios). En 1823 el rey Jorge IV donó la biblioteca de su padre por completo, por lo que el edificio del museo comenzó a quedarse pequeño.
En 1857 finalizó la construcción del nuevo edificio del museo, situado en su ubicación anterior, que es el que se mantiene hasta nuestros días.
En 1887, debido a la falta de espacio, la colección de objetos naturales se trasladó al Museo de Historia Natural, y en 1973 la Biblioteca Británica se independizó del museo.

Exposiciones

Los más de siete millones de objetos procedentes de todos los continentes que posee el museo, se encuentran ordenados según su lugar de procedencia. El museo tiene tal extensión, que para visitarlo sin prisa sería necesario dedicar más de un día pero, para ver lo más importante, una mañana puede ser suficiente.
Una de las partes que merece la pena destacar es el Gran Atrio situado en el centro del museo, un enorme espacio con una cubierta de cristal en el que se encuentra la sala de lectura de la Biblioteca Británica.
A lo largo de las diferentes salas es posible encontrar cualquier tipo de objeto, desde porcelana china, hasta antigüedades prehistóricas y medievales, o monedas y medallas de diferentes periodos. Las partes más llamativas del museo son la sección del Antiguo Egipto (la mejor después de la del Museo Egipcio de El Cairo), y la de la Antigua Grecia.



                   Museo de la Ciencia



El Museo de la Ciencia de Londres (Science Museum) es un museo interactivo que acerca a sus visitantes al mundo de la ciencia y la tecnología de un modo divertido, algo que le convierte en el museo preferido por los niños y adultos con espíritu investigador.

Museo de la Ciencia
Interior del Museo de la Ciencia

Museo de la Ciencia de Londres, Modulo Apollo X
Modulo de mando del Apollo X

La colección

El museo fue creado en 1857 para unir algunos objetos de la Gran Exposición de Londres de 1851 con la colección de la Real Sociedad de Arte. En sus comienzos el museo formaba parte del South Kensington Museum, junto con el Victoria and Albert Museum, pero en 1858 se separaron.
Desde 1928 el museo se sitúa en su actual ubicación en South Kensington, donde alberga más de 300.000 objetos que conforman las colecciones de ciencia, tecnología, industria y medicina más completas del mundo.
Algunos de los objetos más destacables del museo son la máquina de vapor de Newcommen (1712), la máquina calculadora de Babbage (1832) o el módulo de mando del Apollo X (1969).

Las exposiciones

A lo largo de las siete plantas del museo se pueden encontrar coches, aviones, motores e infinidad de inventos que han marcado el curso de la historia, además de centenares de experimentos interactivos con los que se puede aprender cómo funcionan todo tipo de cosas.
Las exposiciones del museo están divididas por áreas de conocimiento y abarcan infinidad de campos, desde los comienzos de la informática hasta la evolución de la medicina, pasando por la historia de los viajes espaciales y el avance de las telecomunicaciones.
El museo también cuenta con algunas zonas (bastantes) que requieren entrada de pago, como el cine IMAX y un simulador de realidad virtual.



                   Madame Tussauds



 

Inaugurado en 1884, el museo Madame Tussauds de Londres expone las figuras de personajes famosos realizadas en cera. Su calidad y la innovación lo convirtieron en el museo de cera más famoso del mundo.
El museo Madame Tussauds de Londres es el primero de los que posteriormente se extendieron por diferentes lugares como Ámsterdam, Bangkok, Berlín, Blackpool, Hollywood, Hong Kong, Las Vegas, Nueva York, Shanghái, Washington y Viena.

 

Madame Tussauds
Madame Tussauds

Madame Tussauds, Morgan Freeman
Morgan Freeman en Madame Tussauds

Madame Tussauds, Kate Moss
Kate Moss en Madame Tussauds

La escultora Marie Tussaud estableció su primera exposición de figuras de cera en Londres en el año 1835, ofreciendo la entrada a seis peniques. Tras convertirse en un éxito, en 1884 el museo se trasladó hasta el edificio en el que se encuentra en la actualidad.

Exposiciones

El museo tiene distintas exposiciones que ordenan las figuras en diferentes categorías. Estas son algunas de nuestras secciones preferidas:
  • Fiesta VIP: En la primera de las salas del museo se celebra una fiesta en la que los invitados son grandes celebridades como Morgan Freeman, Leonardo DiCaprio, Nicole Kidman, Brad Pitt o Angelina Jolie.
  • Zona de deportes: Se trata de la zona en la que tienen cita algunos grandes deportistas como Tiger Woods o Mohammed Ali.
  • Cita con la realeza: Como no podía ser de otro modo, en el museo es posible tener una cita con la realeza. La reina Isabel segunda, el príncipe Carlos y algunos otros miembros de la familia real se muestran más cercanos que nunca.
  • Cultura: En la zona dedicada a la cultura se reúnen algunos de los grandes genios de todos los tiempos como William Shakespeare, Albert Einstein, Stephen Hawking, Pablo Picasso y Charles Darwin.
  • Líderes mundiales: Nunca fue tan fácil seguir de cerca a los grandes líderes mundiales. Esta zona reúne a Barack Obama con Margaret Thatcher, Winston Churchill, Nicolas Sarkozy, Ronald Reagan, Tony Blair y Martin Luther King.
  • Cámara de los horrores: Se trata de una zona en la que varios actores intentan infundir terror en las visitantes.
  • El espíritu de Londres: A bordo de uno de los taxis de la atracción es posible viajar a través del tiempo para revivir la historia de Londres.
  • Súper héroes de Marvel en 4D: Algunos de los súper héroes más conocidos de la factoría Marvel unen sus fuerzas contra el mal en una entretenida película en 4D.

Siempre repleto

Las figuras del museo están realizadas con todo lujo de detalles, mostrando una gran calidad frente a las figuras de otros museos de cera.
A pesar de sus precios excesivos, el museo Madame Tussauds es uno de los museos más visitados de Londres y suele haber demasiada gente a cualquier hora del día. Para evitar las aglomeraciones, lo mejor es tratar de llegar a primera hora del día o durante la hora de comer. Comprando las entradas por internet se obtienen importantes descuentos.


                        National Gallery



Situada en el norte de Trafalgar Square, la National Gallery (Galería Nacional) es el museo de arte más importante de Londres y uno de los más conocidos a nivel mundial.


National Gallery
Fachada de la National Gallery

National Gallery, entrada
Entrando a la National Gallery

Trafalgar Square y National Gallery
Trafalgar Square y National Gallery

Inicios de la National Gallery

Los inicios de la galería se remontan al año 1824, cuando el estado británico compró los 38 cuadros de la colección privada del banquero John Julius Angerstein por 57.000 libras.
A partir de ese momento, la galería comenzó un rápido e importante desarrollo y actualmente cuenta con más de 2.300 pinturas, de las que dos tercios han sido donaciones privadas.
Desde su creación y debido al rápido crecimiento en el número de obras, la galería se ha visto obligada a cambiar de localización en diversas ocasiones. Actualmente, la galería se encuentra situada en su tercera ubicación, un edificio de notables extensiones creado por William Wilkins.

La colección

La Galería Nacional de Londres expone obras pictóricas de procedencia europea, desde 1250 hasta 1900. La colección permanente está compuesta por más de 2.300 pinturas, entre las que destacan algunas obras de Rembrandt, Tiziano, Velázquez, Van Gogh y Miguel Angel.
Aunque la Galería Nacional posee un tamaño más reducido que otras galerías de renombre como el Louvre, es un museo de notable calidad y variedad artística que abarca la práctica totalidad de la historia de la pintura en el mundo occidental, siendo posible observar la evolución de los estilos pictóricos desde el Renacimiento hasta el Postimpresionismo.
Al contrario que otros museos de arte, la Galería Nacional no posee objetos decorativos o esculturas, sino que sus colecciones están centradas en el mundo de la pintura.

Un punto clave en la ciudad

La Galería Nacional de Londres, situada en la emblemática Trafalgar Square, es uno de los museos más importantes de la ciudad, por lo que no sería buena idea obviar su visita. Además de tratarse de uno de los mejores museos de Londres, la entrada es gratuita.



               Museo de Historia Natural



 

Museo de Historia Natural
Edificio del Museo de Historia Natural

Museo de Historia Natural, Hall
Hall del Museo de Historia Natural

Museo de Historia Natural, biodiversidad
Sala de la biodiversidad

El Museo de Historia Natural de Londres (Natural History Museum) trata de la Tierra y las diferentes formas de vida que se han originado y evolucionado en ella. Posee una extensa colección compuesta por más de 70 millones de especímenes y objetos relacionados con el mundo natural.
El museo fue construido entre 1873 y 1880 para acoger una gran colección de esqueletos, fósiles y plantas que hasta entonces formaba parte del Museo Británico. Año tras año la colección del museo fue creciendo y en 1986 absorbió el Museo Geológico que se encontraba en las cercanías.

El interior del museo

Nada más entrar en el museo resulta impactante el enorme hall con una cuidada decoración en el que se exponen algunos animales de gran tamaño, como son el esqueleto de un enorme diplodocus y un mastodonte procedente de Chile.
El museo está compuesto por diferentes secciones que se exponen a lo largo del imponente edificio, entre las que merece la pena destacar las siguientes:
  • Dinosaurios: A lo largo de varias salas se pueden observar esqueletos de dinosaurio, además de algunas recreaciones de dinosaurios a tamaño real. Se trata de una de las partes preferidas por los niños.
  • Mamíferos: En las salas de la biodiversidad se pueden ver tanto mamíferos (disecados o recreaciones) como fósiles. El centro del techo de la sala principal está decorado con la recreación de una impresionante ballena azul de tamaño real.
  • La fuerza interna (The Power Within): Se trata de una experiencia interactiva que pretende mostrar las causas por las cuáles se producen los volcanes y terremotos mediante diferentes recreaciones.
 Un aliciente añadido es que se encuentra justo al lado de otro gran museo para los más jóvenes, el Museo de la Ciencia.

                     Imperial War Museum



El Imperial War Museum (Museo Imperial de la Guerra) tiene por finalidad favorecer el análisis y la comprensión de los conflictos bélicos producidos a lo largo de la historia, otorgando gran importancia a los efectos de la guerra sobre la población civil.

Imperial War Museum
Imperial War Museum

Imperial War Museum, hall
Hall principal del Imperial War Museum

Imperial War Museum, exposicion
Exposición de la Primera Guerra Mundial

El Museo Imperial de la Guerra abrió sus puertas al público en 1920 en el Palacio de Cristal de Sydenham Hill. En 1936 se trasladó hasta su actual ubicación en el antiguo hospital psiquiátrico de Bethlem.
Tras el estallido de la Segunda Guerra Mundial el museo experimentó un rápido crecimiento de sus colecciones, las cuáles comenzaron su expansión hacia otras sedes situadas en Londres, como el buque de guerra HMS Belfast y el Museo Churchill, y hacia algunas otras situadas fuera de la ciudad.
Las extensas colecciones del museo incluyen documentos oficiales, material de vídeo y fotográfico, vehículos militares, aviones y armamento militar. Aunque el museo tiene una visión global del mundo bélico, presta especial atención a las guerras en las que ha tomado parte el Reino Unido.

Exposiciones

Recorriendo las seis plantas del museo se llega a tomar conciencia de la gran magnitud de los efectos de la guerra sobre la población civil.
El sótano del museo resulta especialmente interesante ya que contiene piezas originales de las dos guerras mundiales, además de las reconstrucciones de algunos escenarios bélicos, a través de las cuáles es posible experimentar la sensación de los militares que se encontraban en las trincheras. Una pequeña exposición dedicada a los niños durante la guerra, deja patente el modo de vida que llegaron a tener los más pequeños y cómo trataban de evadirse de la realidad convirtiendo el terror en un juego.
La planta baja es una de las más llamativas porque contiene grandes muestras de armamento pesado, como algunos tanques o cohetes. En la primera planta merece la pena destacar la exposición dedicada a la guerra secreta, un espacio dedicado a mostrar los materiales que fueron utilizados para las tareas relacionadas con el espionaje. La segunda y la tercera planta del museo muestran una exposición bastante dura que narra los horrores que se vivieron durante el Holocausto, por medio de materiales y objetos originales.

Un museo con un valor incalculable

El Museo de la Guerra de Londres es uno de los mejores que existen a nivel mundial. Las exposiciones no sólo ofrecen la posibilidad de contemplar de cerca la carcasa de una bomba atómica, un torpedo humano, tanques o aviones militares, sino que también muestran las experiencias personales del personal militar que participó en las guerras y las de los ciudadanos que sufrieron las consecuencias.


                                            LONDON DUNGEON




 

¿Qué es?
London Dungeon es una atracción turística que es definida por mucha gente como una “casa del terror”. El concepto es quizás similar a una casa del terror, la diferencia es que el London Dungeon está basado en hechos históricos reales que han sucedido en los últimos 500 años de la historia de Londres. Es como un parque temático donde iremos conociendo la historia de Londres desde que se fundó, hasta nuestros días.

¿Qué se ve?
El London Dungeon está dividido en 14 zonas, cada una representando un aspecto macabro de la fascinante historia de la capital británica. El recorrido se hace progresivamente desde la entrada pasando por cada una de las salas hasta la salida. En algunas salas se hacen representaciones de escenas históricas y en otras actores salen inesperadamente para asustar a los visitantes.

Entre las 14 salas se encuentra La Cripta, la recreación de la cripta de la iglesia de Todos Los Santos (All-Hallows-the-Great Church), o La Peste Negra, donde puedes caminar por las calles llenas de cuerpos de las víctimas de la peste de 1665, o ver recreado El Gran Incendio de Londres, la tragedia en la que ardieron 13,200 casas, 87 iglesias y 200,000 personas lo perdieron todo.

También podrás presenciar Cirugía: Sangre y Entrañas, en donde con un miembro del público se demuestra cómo se hacían las cirugías en Londres sin anestesia o experimentar en carne propia las atrocidades de La Cámara de la Tortura que incluyen extracción de la lengua y castración por centímetros.

Por supuesto aquí te encontrarás también con los 2 asesinos en serie más famosos de Londres y quizás del mundo, Jack el Destripador y Sweeney Todd. El London Dungeon también incluye un par de atracciones mecánicas y la primera sala del Reino Unido ofreciendo un show en 5D.


                        HMS Belfast



El buque HMS Belfast es un museo flotante anclado en el río Támesis que forma una parte importante del Imperial War Museum. A través de sus extensas exposiciones, el barco muestra los diferentes aspectos de la vida en altamar durante su participación en la Segunda Guerra Mundial.

HMS Belfast
HMS Belfast
HMS Belfast, vistas
Vistas desde una de las cubiertas del Belfast
HMS Belfast, enfermeria
Enfermería del HMS Belfast

Botado en 1938, el buque se convirtió en un poderoso destructor que prestaría servicio a Gran Bretaña a lo largo de 32 años, durante los cuales adquirió especial relevancia gracias a su participación en la Segunda Guerra Mundial y la Guerra de Corea.
Tras la finalización de la guerra, entre los años 1950 y 1960 el buque destructor cambió la razón de su existencia y fue dedicado a la realización de acciones humanitarias.
El barco permaneció al servicio de la marina de Gran Bretaña hasta 1965 y, tras ser retirado del servicio activo, en 1971 comenzó su nueva etapa como museo flotante.

Recorrido por las cubiertas

El recorrido a través de las nueve cubiertas del barco se realiza en compañía de una audio guía que narra los hechos históricos y militares destacables en los que se vio involucrado, además de algunas anécdotas a través de las cuáles se pueden aprender datos curiosos como que, antiguamente, era normal llevar gatos a bordo para controlar las plagas de roedores.
Durante la visita al barco se recorren las partes del barco en las que tenía lugar la vida a bordo, como los camarotes en los que se alojaban los marineros, la cocina, la enfermería, la sala del dentista o la bodega, además de las salas que hacían funcionar el barco, como la sala de calderas y la inmensa sala de máquinas.
A través de la sala de mandos, el camarote del capitán y los cañones que se empleaban para luchar contra los ataques aéreos, es posible percatarse de la gran envergadura de las operaciones que se llevaron a cabo con el HMS Belfast durante sus años en activo.

Un destructor que construye recuerdos

El barco se puede recorrer en su práctica totalidad y cada una de las cubiertas tiene una apasionante historia que contar. Aunque el recorrido a través de algunas de las salas se hace difícil debido a las estrechas escotillas y empinadas escaleras, el hecho de recorrer cada centímetro del único buque superviviente que prestó servicio durante la Segunda Guerra Mundial, hace que cada paso merezca la pena.


 

                        The Monument


The Monument
Certificado por subir a The Monument

The Monument, vistas
Visitas desde The Monument

The Monument, escaleras
311 escaleras
El Monumento al Gran Incendio de Londres, más conocido como The Monument (El Monumento), fue construido entre 1671 y 1677 para recordar el Gran Incendio de Londres y celebrar la reconstrucción de la ciudad.

Un símbolo de la destrucción y el resurgimiento

The Monument es una gran columna dórica de piedra de 61 metros de altura coronada por una urna con forma de fuego, que representa el Gran Incendio de Londres de 1666. Los 61 metros de altura de la columna coinciden con la distancia a la que se encuentra del lugar en el que comenzó el incendio, la panadería Thomas Farynor.
En la base del monumento se presentan algunos bajorrelieves que representan el inicio del fuego, la destrucción de la ciudad, su posterior reconstrucción y la construcción del monumento.
A través de una estrecha escalera de caracol de 311 escalones se puede llegar hasta la cima del monumento para disfrutar de las vistas de la zona de Tower Bridge desde las alturas.

Mejor desde fuera

The Monument cuenta uno de los capítulos más tristes de la historia londinense, por lo que merece una visita y algunas fotos.
Para continuar con la historia del Gran Incendio de Londres es una buena idea visitar "El Hombre Dorado de Pye Corner" (The Golden Boy of Pye Corner), que marca el lugar en el que terminó el incendio. Se encuentra en el cruce entre Giltspur Street y Cock Lane.
 

                                                              

              The Old Operating Theatre 



Situado en el ático de la Iglesia de Santo Tomás, el Museo del Antiguo Quirófano (The Old Operating Theatre) expone los horrores de la cirugía experimental que se llevó a cabo en el quirófano más antiguo del país.

El Hospital de Santo Tomás

The Old Operating Theatre
The Old Operating Theatre
Las primeras menciones realizadas al Hospital de Santo Tomás pertenecen al año 1215, se trataba de un monasterio en el que los monjes agustinos acogían a los enfermos pobres para darles tratamiento. Durante la época de La Reforma el monasterio fue disuelto, pero volvió a abrir sus puertas en 1551.
A finales del siglo XVII el hospital y la iglesia fueron reconstruidos y en 1822 el herbolario fue utilizado para crear el primer quirófano del Reino Unido, que sería escenario de operaciones a vida o muerte y continuas sangrías hasta 1862, cuando el hospital fue trasladado al barrio de Lambeth. Desde entonces el antiguo quirófano quedó clausurado y permaneció en el olvido hasta el año 1957.

Pacientes del antiguo quirófano


The Old Operating Theatre, exposicion
Exposición en The Old Operating Theatre

Los pacientes del hospital eran pobres que no podían pagar sus operaciones, de forma que lo hacían dejando que se experimentara sobre sus cuerpos. Los pacientes ricos tenían la "suerte" de ser operados con menos público, normalmente en la mesa de la cocina de sus propias casas.

Desde 1822 hasta 1847, las operaciones se realizaban sin anestesia, tratando de adormecer a los pacientes con alcohol u opio. Los cirujanos apenas se lavaban las manos antes y después de operar, sus batas estaban rebosantes de suciedad, y la sangre del suelo se recogía con virutas de madera mientras los estudiantes de medicina se agolpaban alrededor de los enfermos para no perderse los detalles de la operación.

El museo

Una de las atracciones principales del museo es el quirófano más antiguo del país, construido en 1822, consistente en una rudimentaria mesa de madera rodeada de gradas.
Una impactante exposición revela los horrores de la medicina y la cirugía anteriores a los avances de las ciencias médicas, mostrando los instrumentos que se utilizaban para realizar las amputaciones y otras operaciones.
La exposición amplía sus contenidos hacia la medicina que se practicaba en los monasterios medievales, incluyendo el Hospital de Santo Tomás y el Hospital Infantil Evelina.

Pequeño pero intenso

El museo deja un fiel testimonio de la horrible calidad de vida que existía hace algunos años. Aunque se sitúa en un espacio algo reducido, se trata de un lugar muy bien aprovechado capaz de narrar las historias de todas las personas que pasaron por el antiguo hospital y quirófano, despertando una gran curiosidad en los visitantes.


                                                          

                               London Eye



London Eye - La noria de Londres
London Eye - La noria de Londres

London Eye, vista de Las Casas del Parlamento
Las Casas del Parlamento desde London Eye

London Eye, vistas del norte de Londres
London Eye, vistas del norte de Londres

Tras su inauguración en el año 2000, la sorprendente noria de 135 metros de altura conocida como The London Eye (El Ojo de Londres) se ha convertido en uno de los iconos más emblemáticos de la ciudad y de toda Gran Bretaña.
Conocida también como Millennium Wheel (Rueda del Milenio), la noria es un logro del diseño y la ingeniería construido a lo largo de siete años por cientos de trabajadores provenientes de cinco países diferentes.
The London Eye fue la mayor noria del mundo hasta el año 2006 cuando fue superada por la Estrella de Nachang en Nachang (China). En 2008, los 165 metros del Singapore Flyer marcaron un nuevo record.

El interior de The Eye

La impresionante estructura está compuesta por 32 cabinas de cristal, cada una de 10 toneladas de peso y con una capacidad para 25 personas.
La estructura gira constantemente a velocidad lenta para permitir que la gente pueda subir sin detenerse. El recorrido por las alturas de la ciudad dura aproximadamente 30 minutos.

Londres desde las alturas

The London Eye ofrece unas vistas panorámicas impresionantes, tanto de la ciudad como del campo. Los días claros es posible alcanzar una visibilidad de 40 kilómetros a la redonda aunque, si hay demasiado sol, la claridad impide ver algunas partes de la ciudad.
Con la entrada se incluye el acceso a la "4D Experience", un pequeño corto en tres dimensiones sobre la ciudad.



                                                                 

                             Tower Bridge



Tower Bridge (Puente de la Torre) es uno de los símbolos más destacados de Londres. Este llamativo puente levadizo, construido con estilo victoriano, se encuentra situado junto a la Torre de Londres.


Tower Bridge
Tower Bridge

Tower Bridge
Detalle de las torres de Tower Bridge

Tower Bridge, antigua maquinaria a vapor
Antigua maquinaria de Tower Bridge

Construcción de Tower Bridge

A medida que Londres se fue expandiendo, fue necesaria la construcción de varios puentes que unieran las dos orillas del Támesis.
El primer puente que se construyó fue el Puente de Londres (London Bridge), al que siguieron otros muchos que se situaron al oeste del mismo para no entorpecer la zona del puerto.
Durante el siglo XIX se produjo un gran crecimiento en la zona este del London Bridge y se hizo necesaria la construcción de un nuevo paso. Para no afectar al creciente tráfico fluvial, se tomó la decisión de crear un puente levadizo accionado por máquinas de vapor, que se vería finalizado en 1894, después de 8 años de construcción.
En 1910, las pasarelas elevadas del puente fueron cerradas al público, ya que la mayoría de la gente optaba por esperar a que el puente bajara de nuevo.
En 1982, las pasarelas fueron cubiertas y desde entonces forman parte de la exposición que ofrece el interior de Tower Bridge.

Visitando Tower Bridge

La visita a la exposición del Tower Bridge muestra cómo funcionaba el sistema de elevación del puente desde su construcción hasta 1976, por medio de una máquina de vapor, y su posterior sustitución por un sistema eléctrico.
El resto de la exposición se ocupa de destacar la importancia del Tower Bridge en la historia de la ciudad. A lo largo de las pasarelas superiores también se pueden ver las fotos de los puentes más emblemáticos del mundo entre los que, sin lugar a dudas, se incluye Tower Bridge.

Símbolo de la ciudad

Tower Bridge es uno de los símbolos más emblemáticos de Londres y suele convertirse en el blanco de las cámaras de fotos de todos los turistas. La visita al interior narra algunos aspectos interesantes sobre la construcción del puente, pero no la consideramos una visita imprescindible.
Es muy común confundir Tower Bridge con London Bridge (Puente de Londres), un puente más austero, situado al este de Tower Bridge, que fue el primero en construirse para unir las dos orillas del Támesis.




                   Catedral de San Pablo 



Con una altura de 110 metros, la Catedral de San Pablo (St Paul´s Cathedral) de Londres es la segunda catedral más grande del mundo, justo por detrás de la Basílica de San Pedro de Roma. Esta catedral es la obra maestra de Christopher Wren.

Un lugar sagrado durante muchos años

Catedral de San Pablo
Catedral de San Pablo

Catedral de San Pablo, interior
Interior de la Catedral de San Pablo

Catedral de San Pablo, lateral
Vista lateral de la Catedral de San Pablo

Catedral de San Pablo, vistas desde la cupula
Vistas desde la cúpula de San Pablo

El emplazamiento en el que se encuentra situada la Catedral de San Pablo ha estado ocupado por edificios religiosos desde tiempos inmemoriales, ya que fue el lugar elegido para colocar un dolmen y posteriormente un templo griego. El templo fue reemplazado por la iglesia más antigua de Inglaterra, construida en el año 604.
La catedral, construida en madera, fue uno de los muchos edificios afectados por el incendio de 1666 y tuvo que ser reconstruida en diferentes ocasiones hasta llegar a convertirse en el impresionante edificio actual, erigido entre 1676 y 1710.
Desde su construcción, la Catedral de San Pablo ha sido lugar de celebración de importantes acontecimientos, como el funeral de Winston Churchill o la boda del príncipe Carlos y Lady Diana.

San Pablo por dentro

La Catedral de San Pablo es un enorme templo con planta en forma de cruz que presenta una llamativa decoración, sobre todo en los preciosos techos decorados con pinturas al fresco.
Conviene realizar la visita con ayuda de la audio guía gratuita que se entrega en la entrada, ya que narra todos los detalles de interés acerca de cada rincón de la catedral.

La cúpula

Probablemente el mayor atractivo de la catedral sea su gran cúpula, compuesta por tres galerías circulares. Tras un ascenso de 257 escalones se llega hasta la primera de ellas, la Galería de los Susurros, situada a 30 metros de altura. Se trata de un lugar con una increíble acústica en el que se puede oír hasta el más mínimo sonido producido en el extremo opuesto de la cúpula. Es increible.

Después de subir 376 escalones más se llega hasta la Galería de Piedra, que ofrece agradables vistas desde el exterior de la cúpula, aunque estas son superadas por las de la Galería Dorada, situada a 85 metros de altura.

La cripta

Las entrañas de la Catedral de San Pablo se encuentran perforadas formando una gran cripta en la que se conservan algunos fragmentos de los anteriores templos y diferentes monumentos y memoriales, además de los restos de algunos grandes personajes británicos como Nelson, Wellington o Churchill.

Cuidado con la cúpula

Aunque la visita a la Catedral de San Pablo y su cripta es algo completamente recomendable, el ascenso hasta la cúpula puede ser algo complicado para algunas personas, ya que las escaleras no son demasiado accesibles. Nosotros !!subiremos!!



                 Abadía de Westminster



La Abadía de Westminster es el templo más famoso y antiguo de Londres. Elegida como sede para las coronaciones reales, la abadía también acoge las tumbas de los monarcas y figuras históricas británicas de los últimos mil años.

Un recorrido por el tiempo

Abadía de Westminster
Abadía de Westminster

Abadía de Westminster, fachada
Detalle de la fachada principal

Abadía de Westminster, claustro
Claustro de la Abadía de Westminster

La abadía, construida con estilo románico, fue consagrada en el año 1065 para dar cobijo a los monjes benedictinos. Entre 1245 y 1517 fue reconstruida con un estilo gótico y durante el siglo XVIII sufrió su mayor transformación, tras la construcción de las dos torres de la entrada principal.
A pesar de que la abadía fue incautada por Enrique VIII durante la disolución de los monasterios en 1534 y clausurada en 1540, se salvó de ser destruida gracias a que se encontraba bajo el control directo de la Corona de Inglaterra, fuera de la jurisdicción de la Iglesia. Estos fuertes lazos con la corona también lograron salvar la abadía de los ataques producidos por los iconoclastas durante 1640.
Desde la coronación de Guillermo el Conquistador en el año 1066, todos los monarcas ingleses han sido coronados en la Abadía de Westminster utilizando un trono de coronación medieval del siglo XI que aún se conserva.
Algunos de los acontecimientos más recientes celebrados en la abadía han sido el 80 cumpleaños de la reina Isabel II o el funeral de la princesa Diana de Gales.

El interior de la Abadía de Westminster

Los muros de la abadía guardan algunos de los mejores ejemplos de la arquitectura medieval londinense. Con una impresionante colección de tumbas y mausoleos de grandes personalidades británicas, la abadía ocupa un lugar privilegiado en la conciencia nacional británica.
La abadía posee numerosos lugares de interés en su interior, todos convenientemente explicados mediante el recorrido que se realiza con la audio guía. Estos son algunos de los lugares más destacables en el interior:
  • Lady Chapel: Una de las capillas más impresionantes de la abadía, Lady Chapel, conserva un soberbio techo y la sillería del coro desde el año 1512.
  • El rincón de los poetas: El conocido como “rincón de los poetas” alberga las tumbas y mausoleos de grandes genios de la literatura como Charles Dickens, William Shakespeare, Geoffrey Chaucer, Samuel Johnson y Rudyard Kipling.
  • Trono de San Eduardo: El trono de coronación medieval, que data del siglo XI, es el mismo en el que se sientan los soberanos para ser coronados por el Arzobispo de Canterbury.
  • Claustros: Los preciosos claustros construidos entre los siglos XIII y XIV unen la iglesia de la abadía con el resto de las dependencias.
  • Sala Capitular: La sala con estructura octogonal conocida como la Sala Capitular, aún conserva los suelos de mosaico del siglo XIII.
  • Collage Garden: Con más de 900 años de antigüedad, el Collage Garden es el parque más antiguo de Inglaterra.

Merece la pena pagar la entrada

Aunque el precio de la entrada a la Abadía de Westminster es elevado, merece la pena recorrer su interior para descubrir las impresionantes maravillas decorativas y arquitectónicas que conserva pesar del paso de los siglos.
La audio guía incluida en el precio de la entrada resulta de gran ayuda para recorrer la abadía de un modo interesante, conociendo los detalles de su historia.




                         Hamleys of London


 


La tienda de juguetes más grande del mundo. Sobran las palabras :)









                         London Aquarium

London Aquarium



Explora la vida marina de los océanos de todo el mundo en el
Centro de Londres Sea Life London Aquarium
  • Uno de los acuarios más grandes de Europa
  • Más de 50 muestras, incluyendo un fantástico túnel submarino
  • Más de 400 especies diferentes, incluyendo 12 especies de tiburones, adorables pingüinos y algunas pirañas hambrientas!
  • Algunas de las experiencias interactivas incluyen dar de comer a las rayas y el contacto con los cangrejos y las langostas.


to be continued...

No hay comentarios:

Publicar un comentario